Conocer tu mapa genético podría reducir su costo a US$ 1000

0 19

Los tiempos y los costes del proceso de secuenciación del ADN se han ido reduciendo en los últimos años, y el ‘santo grial’ de la genómica, el genoma de los 1.000 dólares, está cada vez más cerca. Esa es la meta a la que se dirigen los científicos que informan en Nature sobre una nueva tecnología de secuenciación.Más de 40 miembros de una empresa de biotecnología estadounidense firman un artículo en el que presentan un dispositivo de secuenciación que, a diferencia de otros, no depende de medios ópticos para captar la información del ADN, sino que emplea un sistema de semiconductores o ion chips.”Aunque está lejos de secuenciar un genoma humano completo por 1.000 dólares, en conjunto se trata de un avance muy positivo”, valora Fernando Carrasco, director técnico del Servicio de Genómica del Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa” (CSIC-UAM).Los semiconductores detectan los protones (iones de hidrógeno con carga eléctrica positiva) que se emiten durante la reacción química de secuenciación. Aplicando este principio se emplean los chips, cuya producción a gran escala es muy barata, ya que son desechables, de bajo costo y no requieren de la óptica de lectura.”Esto permitirá que el acceso a la nueva tecnología y a sus aplicaciones tenga un coste comparativamente bajo respecto a otras del mercado (Roche-454, Illumina, SOLiD)”, destaca Carrasco, aunque también apunta sus limitaciones: “El nivel de productividad (el número y longitud de secuencias de ADN obtenidas por chip) es sensiblemente inferior al de las otras plataformas”.

PORTATIL

El nuevo equipo es de pequeño tamaño, portátil, se puede utilizar en cualquier laboratorio estándar y sus creadores han anunciado que se seguirá actualizando. En cualquier caso los investigadores ya lo han aplicado con éxito para secuenciar tres genomas bacterianos y uno completo humano (el de G.Moore).En cualquier caso, de momento parece que su campo de aplicación se centrará en la secuenciación de pequeños genomas, como los de virus y bacterias, y regiones concretas del genoma humano, como aquellas con genes cuyas mutaciones predisponen a padecer determinadas enfermedades. Una de las principales aplicaciones de la secuenciación del ADN es la investigación biomédica, en campos como el cáncer o las enfermedades infecciosas, además de en otras áreas como la paleontología y la ecología.”Las prestaciones de esta tecnología se complementarán con las de otros equipos disponibles para seguir avanzando tanto en la investigación genómica en general como en la búsqueda de una medicina cada vez más personalizada mediante la caracterización genética del paciente”, señala Carrasco. (www.neomundo.com.ar/SINC)

También podría gustarte Más del autor